Lo que tarda un hacker en descifrar tu contraseña

Pensar contraseñas es una tarea difícil y a veces se nos ocurre la estúpida idea de usar passwords como 123456 o QWERTY. En realidad si tienes uno de esos dos eres una vergüenza de internet.

Pero otras claves un poco más largas también pueden ser frágiles. O así por lo menos lo deja claro este cuadro, que revela cuánto puede tomarle a alguien descifrar tu clave dependiendo de la complejidad que tiene. Así que ya saben, no le hagan la tarea fácil a quienes quieren apropiarse de tus datos…

Encontrado en FayerWayer.

 

Consejos para crear contraseñas seguras

En este artículo de Genbeta nos explican algunos métodos para crear contraseñas seguras. Copiamos a continuación una parte del artículo:

Algoritmos para crear contraseñas

Puede ser el método más sencillo y del que más fácil nos acordemos. Simplemente tenemos que crear un pequeño algoritmo para usar en cada sitio en el que nos registremos. Vamos a poner un ejemplo como si nos estuviésemos registrando en Genbeta:

  1. Las dos primeras letras de la contraseña serán las dos primeras del sitio donde nos registremos. Por lo tanto, nuestra contraseña empieza con ge.
  2. Seguiremos la contraseña con las dos últimas letras del nombre de usuario. Si nos registramos como pepito, ya tendremos geto.
  3. Lo siguiente será el número de letras del nombre del sitio. Genbeta tiene siete, así que seguimos añadiendo: geto7.
  4. Si el número anterior es impar, añadiremos un símbolo de dólar. Si es par, una arroba. Como el 7 es impar, nos queda geto7$.
  5. Cogemos las letras del medio de la contraseña y las volvemos a escribir usando la letra siguiente del alfabeto. Lo entenderéis con un ejemplo: si tenemos geto, reescribimos las dos del medio usando las siguientes letras del alfabeto, y nos queda fu. De esta forma, nuestra contraseña queda geto7$fu.
  6. Contamos el número de vocales que hay en la contraseña, le sumamos tres, y lo escribimos pero pulsando la tecla Shift, de forma que nos salga un símbolo. En este caso, tenemos 3 vocales, así que el símbolo será &, que está encima de la tecla 6.

Al final, nos ha quedado una contraseña compleja (geto7$fu&), y que podremos recordar en cualquier momento. Este método tiene la ventaja de que, al ser un algoritmo, podemos crear sin mucha complicación un pequeño programa que nos cree estas contraseñas. La desventaja es que quien adivine el algoritmo tendrá acceso a todos nuestras cuentas, ya que es un método fijo.

Crear una contraseña compleja a partir de una base

Ahora lo que vamos a hacer es crear una contraseña compleja pero fácil de recordar a partir de una base sencilla. Por ejemplo, vamos a usar como base pepe1234.

  1. Pulsa la tecla Shift carácter sí, carácter no. Con sólo esto, ya tenemos PePe!2·4, bastante más segura.
  2. Une elementos de tu contraseña con símbolos. Por ejemplo, para añadir tu ciudad natal a la contraseña anterior: PePe!2·4@bcn.
  3. Puedes añadir tu fecha de nacimiento pero sumándole uno a cada cifra. Por ejemplo, si hemos nacido el 9 de diciembre de 1980, se lo podemos añadir a la contraseña quedando así: PePe!2·4@bcn101381.
  4. Y el último, ya el colmo de la complicación: ¿Por qué no escribir la contraseña al revés? Eso sí, ya empezaríamos a tardar demasiado en escribirla, pero, ¿quién adivinaría una contraseña como 183101ncb@4·2!ePeP?
  5. Otros trucos pueden ser cambiar cada letra por la de la izquierda del teclado, cambiar las letras por números y símbolos parecidos, o cualquier cosa que se os ocurra. De hecho, cuanto más surrealista e idiota parezca esa idea, mejor.

De esta forma, hemos creado nuestra contraseña segura de la que nos podemos acordar fácilmente, y sin complicarnos demasiado la vida.

Como véis, no es muy difícil crear una contraseña segura. Simplemente usando algunos trucos sencillos podemos conseguir una contraseña de la que nos acordaremos fácilmente, y que sin embargo resultará muy difícil de adivinar tanto para descifrarla por ordenador como para adivinarla usando el ingenio y la ingeniería social.

Asegura tus contraseñas con tu correo

Además de las contraseñas, también podemos aumentar nuestra seguridad a la hora de dar nuestro correo electrónico. ¿Por qué? Porque es la identificación que damos en casi todos los sitios, y que por lo tanto vincula todas nuestras cuentas. Y que todas nuestras cuentas tengan un identificador común no es demasiado bueno que digamos. ¿Entonces, qué qué podemos hacer para evitarlo?

La primera solución es usar direcciones de correo temporal, como Mailinator, cuando la cuenta no la vayamos a usar mucho o no nos interesen los correos. Si los correos nos interesan, ya es otro tema más difícil de resolver. Por suerte, los usuarios de Gmail tenemos un pequeño truco: si nuestra dirección es pepe@gmail.com, cualquier correo enviado a pepe+loquesea@gmail.com también nos llegará a nuestra cuenta. De esta forma, podemos disponer de infinitas cuentas diferentes, pero que siempre redirigirán a la nuestra.